Otra crisis en el Real Madrid ‘Superpalo’

No se puede decir que el Real Madrid jugara bien ayer en La Rosaleda. De hecho, hace mucho tiempo que los blancos no brillan.

Y es la solidez la que le ha dado los últimos títulos que adornan su Museo.

Trofeos que no tendrán este año la compañía de la Supercopa de España, esa que el club blanco conquistó en el pasado ejercicio como subcampeón de Liga y que no pudo defender en este como mejor equipo de la Liga 19-20, esa que conquistó a base de bloque, pico y pala.

No jugó bien el Real Madrid, pero pueden los blancos recurrir al tópico de la mala suerte.

Hasta dos veces se topó con la madera de la meta de Unai Simón, ambas a través de un Marco Asensio que fue, sin duda, la mejor noticia de los blancos en la noche malagueña.

Un Asenso afilado, confiado, atrevido y que no dudo en sacar a relucir el cañón de su pierna izquierda en un par de ocasiones.

Simón estaba batido en ambas, pero el balear ajustó tanto los remates que se estrellaron en la madera.

Una sensación de frustración que no es nueva para el 11 del Madrid, que se ha estrellado hasta seis veces con los palos en lo que va de temporada, del total de 20 que acumula un Madrid que no anda sobrado de gol ni, en este sentido, de suerte.

Marco Asensio intentó liderar al equipo en el partido de Supercopa

«Lo hemos intentado de todas las formas, pero no ha podido ser», comentaba Asensio tras el partido, consciente de que la derrota incide de forma directa en el ambiente que rodea al equipo, que no es el mejor posible después de los dos empates concedidos en Liga ante Elche y Osasuna y la derrota de ayer.

La labor de Zidane vuelve a estar cuestionada por la dirigencia del club blanco, con el equipo fuera ya de la lucha por el primer título oficial de la temporada y lejos del Atlético en la pelea por la Liga. Hasta el Barça, al que se veía tranquilamente por el retrovisor, parece haberse enganchado a una pelea en la que los blancos están flaqueando.

Ellos salieron muy bien y nos costó mucho, sobre todo al principio del partido. Luego fuimos a remolque tras sus goles, pero al final sí las tuvimos…

Estamos enfadados y tristes porque queríamos jugar la final, pero hay que seguir.

Ellos han creído más en lo que hacían», reflexionaba Asensio, reflejando el periodo de dudas que atraviesan los blancos, algo que no es nuevo en esta temporada.

El equipo ya logró superar varias situaciones delicadas, en especial en la Champions, pero este nuevo revés ha dejado tocado a Zidane y a unos jugadores que no acaban de ofrecer la regularidad que requiere la pelea por los títulos.

Comentarios

0 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.